Dragones rojos

Los dragones rojos son seres malignos por naturaleza. En este post hablaré de los dragones occidentales. Como ya sabéis, el concepto que se tiene en oriente de los dragones es totalmente diferente del que se tiene en occidente. Por eso siempre es necesario especificar este punto.

Conocidos por sus ansías insaciables de poseer tesoros, comida y de destruir vidas. Son los más poderosos de todos los dragones, y los que mejor manejan el fuego. De hecho, conforme van cumpliendo años, todo su cuerpo es fuego. Cuentan las leyendas que si te acercas a un dragón rojo adulto puedes notar su calor asfixiante, y ver cómo el fuego se mueve entre sus escamas. Consejo: no te acerques nunca a uno o podrías morir achicharrado.

Los dragones rojos son los más grandes de todos los dragones. Son seres sumamente inteligentes y muy seguros de sí mismos. Viven en montañas altas y preferiblemente cerca de un volcán. Allí esconden sus tesoros, sobre los que duermen como si fueran su cama. Son unos seres codiciosos y avaros, siempre quieren más tesoros, más oro, más joyas… Territoriales, y no dudan en luchar contra otros dragones a los que consideran sus enemigos, sobre todo los dragones dorados.

Los dragones rojos son los más hábiles con el fuego

Disfrutan haciendo sufrir a los humanos, y su crueldad no tiene fin. Conforme crecen sus escamas se vuelven más fuertes, casi indestructibles. Se convierten en su armadura que los protege de cualquier ataque y se vuelven ignífugos. Su cola es poderosa y larga, con ella golpea a sus enemigos dejándolos fuera de combate. Un dragón rojo es casi imposible de vencer.

Dragón rojo el más temido
Imagen de un dragón rojo de Paul Scott Canavan

Conocen el fuego mejor que ningún otro dragón. Son capaces de dominarlo y de lanzarlo a su antojo destruyendo todo a su paso. Las leyendas dicen que los dragones rojos son capaces de respirar fuego. Huelen a sulfuro desde lejos, de hecho esto alertaba a muchos aldeanos de la llegada de un gran dragón rojo y podían huir.

Tienen cuernos largos y unas alas enormes, como todo en ellos. Su lengua es roja sangre y bífida. Su comida preferida es la carne humana, y son difíciles de saciar. Les encanta destruir aldeas y aterrorizar a sus habitantes. Son seres vanidosos que se creen superiores, y no dudan en mostrar esa superioridad siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *