Dragones verdes

Los dragones verdes son malvados. Hay que diferenciar entre la forma oriental de ver los dragones y la forma occidental. Mientras que para oriente los dragones son seres bondadosos y protectores, en occidente los dragones se ven como destrucción.

Como curiosidad decir que cuando nacen son completamente negros y conforme van cumpliendo años sus escamas van cambiando de color a un verde de tonalidades fuertes. No son de los dragones más inteligentes, por lo que recurren a otras tácticas para sobrevivir en la lucha. Suelen camuflarse para evitar ser atacados. Su color verde los hace pasar inadvertidos entre la maleza. Por esta razón suelen vivir en bosques espesos y de difícil acceso.

Su tamaño es mediano, como los dragones negros. No son tampoco uno de los dragones más poderosos. Su cuerpo es fuerte pero evitará siempre la lucha directa. Sus alas, siendo grandes, son más pequeñas de lo normal, y no están tan fuertemente desarrolladas como en otros dragones. No suele volar mucho, solo en caso necesario. Sus escamas son duras y le protegen como una armadura. Aún así, prefiere mantenerse oculto entre la maleza de los bosques que habita a tener que volar y arriesgarse a ser visto.

Dragones verdes
Dibujo de un dragón verde

Los dragones verdes son crueles y avaros

En cuanto a los tesoros, los dragones verdes son avaros y siempre buscan tesoros que añadir a los que ya tiene. Su obsesión por ellos le hace abandonar la comodidad de su guarida y adentrarse a buscarlos en los castillos humanos. Le encantan las gemas de todo tipo, pero sobre todo rubíes y zafiros.

En la lucha son seres crueles. Les gusta jugar con sus víctimas y disfrutan ocasionándoles dolor. Se puede decir que los dragones verdes son sádicos. Juegan con sus enemigos cuando estos se sienten vencidos alargando su angustia y colmándolos de dolor en su tortura.

Saben usar la Magia. Conjuros fáciles que provocan aturdimiento a sus víctimas, o incluso alguno que les permite respirar bajo el agua. También saben usar las fuerzas de la naturaleza para su propio beneficio, ocasionando pequeñas tormentas, huracanes o temblores de tierra. Aunque su conocimiento sobre la Magia es muy leve, lo poco que conocen lo usan muy bien.

Su habilidad es expulsar una especie de líquido inflamable muy tóxico y al que son inmunes. Con ello, consigue primero aturdir a sus víctimas por los gases tóxicos que emana el cloro inflamable, y después las pulveriza sin piedad solo para ver cómo sufren. De todos los dragones, es el más cruel con sus enemigos sin lugar a duda, sobre todo cuando los tiene a su merced.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *