Tathamet el dragón del Diablo

La historia de Tathamet el dragón del Diablo, es una de las historias más famosas dentro de los juegos, pero no muchos la conocen. Hace solo unos días que empezó la temporada 21 de esta saga de Blizzard, y mientras seguimos a la espera del lanzamiento del Diablo IV que parece que saldrá antes de finales de 2020.

El comienzo: Anu

Antes del comienzo sólo había un vacío. Nada. Sin carne, sin rocas, sin aire, sin lucha, sin luz, sin oscuridad. Nada, salvo una única perla perfecta. Dentro de esta perla dormia un poderoso e inconmensurable espiritu, El Único, Anu.

Libro Negro de Lam Esen

Anu, se consideraba a sí mismo como un ser supremo, y ansiaba la pureza. Para conseguir eso decidió expulsar de su espíritu toda maldad, todo resentimiento y toda ira. Al hacer esto se convirtió en el ser puro que siempre había anhelado, pero ese lado malvado suyo quedo flotando hasta convertirse en Tathamet, el dragón de las siete cabezas.

Texto de El Diablo
Texto de El Libro de Caín

Tathamet, el dragón del Diablo

Tathamet nació de Anu, su lado mas perverso, y se materializó junto a él en lo que sería una lucha eterna de poderes. Tanto Anu como Tathamet eran seres extramadamente fuertes y hábiles, y matuvieron esta lucha durante eones sin que ninguno de los dos sobresaliera sobre el otro.

Tathamet era una compilación de todo lo malvado que había habitado en Anu, de ahí que se convirtiera en un dragón de siete cabezas. Cada cabeza representaba una parte que el puro Anu fue sacando de sí mismo. Al juntarse todo nació la Bestia.

Mantenían su lucha dentro de la perla donde habitaban, una lucha feroz sin ganador. Hasta que un día, cansados ambos y al límite de su agotamiento, decidieron hacer un esfuerzo sobrehumano y atacaron con todos sus recursos el uno al otro.

La batalla final entre Anu y Tathamet

Esta última batalla provocó la destrucción de ambos y de la perla donde habitaban. La esencia de los grandes seres quedó suspendida en el aire y propició la creación de los dos grandes mundos: Los Cielos Superiores y Los Infiernos Ardientes.

En medio de ambos, estaba Pandemonium, un lugar caótico y sagrado que contenía el Corazón de la Creación. Una gran joya como ninguna otra; el Ojo de Anu, la Piedra del Mundo. La piedra fundadora de todo lugar y tiempo, un nexo de realidades y de inmensas e incalculables posibilidades.

De las siete cabezas de Tathamet nacieron los Grandes Males, demonios que controlaron todo el mal naciente de los Infiernos Ardientes. Se dividieron en Males Menores: Belial, Azmodan, Duriel y Andariel; y Males Supremos: Mefisto, Baal y Diablo.

De la misma manera, de la energía pura de Anu surgieron arcángeles supremos que controlaron los Cielos Superiores. Ellos eran Imperius , Arcángel del Valor; Tyrael , Arcángel de la Justicia; Auriel, Arcángel de la Esperanza; Itherael, Arcángel del Destino; y su líder Malthael, Arcángel de la Sabiduría.

La lucha entre el bien y el mal empezada por Anu y Tathamet continuó, esta vez de manos de sus discíspulos. Y a día de hoy aún continúan luchando por conseguir el poder absoluto que otorga el Ojo de Anu.

Trailer de Diablo IV

La historia de este mítico juego continua, y se vuelve cada vez más interesante. Te dejo el tráiler de su IV parte por si quieres continuarla.

Trailer de Diablo IV